Un legado familiar

Bodegas Balbás, una joya escondida en el corazón de la Ribera del Duero, es una herencia de dedicación y amor por la viticultura. A lo largo de generaciones, la familia Balbás ha cultivado el arte de hacer vinos con respeto por la tradición y con una visión de futuro.

La historia de Bodegas Balbás se remonta a 1777. Desde entonces, cada generación ha inyectado nueva vida y energía en la bodega, manteniendo su firme compromiso con la calidad y la integridad en la producción de vino.

El legado familiar de Bodegas Balbás es evidente en sus viñedos cuidadosamente cuidados y su extensa variedad de vinos, desde tintos robustos hasta blancos crujientes. Con cada botella de vino, la familia Balbás transmite la pasión que han mantenido durante más de dos siglos, asegurando que cada trago sea un verdadero deleite para los sentidos.

En la foto, Juan José Balbás, director general de Bodegas Balbás junto a Clara de la Fuente, directora financiera en  Bodegas Balbás y Patricia Balbás, la séptima generación de la familia, ahora al frente de la bodega. 

Amor y dedicación al vino

En la actualidad, Bodegas Balbás sigue siendo dirigida por la familia Balbás, que continúa el legado de sus ancestros con la misma pasión y compromiso. Continúan innovando, experimentando y buscando formas de mejorar, sin perder de vista la tradición que ha hecho de Bodegas Balbás lo que es hoy.

El legado familiar de Bodegas Balbás es una historia de amor y dedicación al vino. Es una prueba de que, cuando se trabaja con pasión y respeto por la tierra, el resultado es algo verdaderamente especial. En cada botella de vino de Bodegas Balbás, se puede saborear el legado de una familia que ha dedicado su vida a la perfección del arte de la vinificación.

La viticultura es el arte sobre el terreno

Bodegas Balbás representa un legado de amor por la tierra y por el vino. Cada generación ha entendido la importancia de respetar el terruño y las viñas, adaptándose a los cambios sin sacrificar la calidad. Han comprendido que cada año, cada cosecha, cada botella de vino es única y merece ser tratada con el más alto nivel de cuidado y respeto.

El legado de Bodegas Balbás también se puede ver en su compromiso con la sostenibilidad. A lo largo de los años, la bodega ha adoptado prácticas de viticultura sostenibles, buscando formas de reducir su impacto en el medio ambiente y garantizar la salud y la longevidad de sus viñedos para las generaciones futuras.